Hacía mucho que no escribía nada por aquí, soy poco activo para esto de escribir, y además, estoy bastante ocupado con mi encargos como diseñador web. Pero además de todo eso, también estoy un poco desmotivado con la fotografía. Es muy complicado hacerse un hueco entre tantos fotógrafos, y sobre todo, entre tantos profesionales.

Para bien o para mal, vivo en una ciudad pequeña, y esto no se si es bueno o malo para mi, al fin y al cabo, nos conocemos todos. En estos años como fotógrafo, y con mi web bien posicionada, me he dado cuenta de que tengo poco futuro como fotógrafo en León. No dudo de que mis trabajos tenga un mínimo de calidad, solo hay que ver mi galería de fotos, pero supongo que me falta algo, y ese algo es lo que aún no he descubierto…

Por este motivo he intentado hacerme algo de publicidad en algunas webs, una de ellas es Prontopro. Espero que, con esta acción, tenga un poco más de visibilidad.

Hay una cosa de la que estoy seguro: la gente me encuentra en Google, y eso es bueno, pero por algún motivo, no consigo tantos trabajos como me gustaría. Mi ficha de Google My Business tiene bastantes visualizaciones, ¿Qué es lo que pasa entonces?

Afortunadamente no vivo de la fotografía, si no, podría estar perfectamente debajo de un puente. Si a mi mala suerte le sumamos el sistema de autónomos existente en España, tenemos un cóctel difícilmente superable para los pequeños emprendedores como yo.

¿Que debería hacer?

Esta es la pregunta del millón, y para ello existen varias respuestas:

  1. Dejar mi actual trabajo y enfocarme al 100% en la fotografía.
  2. Compaginar la fotografía y mi trabajo, olvidando el diseño web y tratando de conseguir clientes.
  3. Olvidar la fotografía profesional.
También puedes leer:   Fotos 360 Grados

Para tomar esta difícil decisión, antes tendría que saber por que mi perfil no llama suficientemente la atención, y por que realmente no consigo trabajos.

Solo el tiempo me dirá como actuar, de momento seguiré como estoy, en mi zona de confort, con mi trabajo y realizando un montón de horas extras como diseñador web.